LA PUERTA DE LA INDIA EN BOMBAY: PRIMERAS IMPRESIONES

La puerta de la India en Bombay

omlogo300

“Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía”.

(José Vasconcelos)

La puerta de la India en Bombay: “…Bombay es un paraíso…” reza la famosa canción. No estoy de acuerdo en absoluto. Bombay (ahora renombrada Mumbai) es la ciudad más poblada de India, una de las más pobladas del mundo, y un gigante de 18 millones de almas capaz de intimidar a cualquier primer visitante.

mumbai-de-noche

Leí en algún lugar que las grandes ciudades indias son como monstruos gigantes que te acaban devorando poco a poco, si permaneces mucho en ellas. Doy fe de ello. Bombay es una de esas megalópolis que hay que conocer, pero de las que es mejor irse rápido. Bombay tiene sus orígenes en el siglo II a.C, cuando por aquel entonces gobernaba el subcontinente indio el gran emperador Ashoka. 

Llegamos al aeropuerto internacional de Bombay procedentes de España a unas horas, más bien, intempestivas (de madrugada), pero la ciudad ya comenzaba a despertarse, y se tornaba bulliciosa. Con el cansancio de un largo vuelo a nuestras espaldas, y con nuestros sentidos adormilados, Bombay nos dio la bienvenida en una mañana gris de finales de junio con una brisa cálida y pegajosa típica del monzón. Nuestro objetivo principal era llegar a uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, la llamada “Puerta de la India en Bombay”.

Como aquellos marineros que en tiempos pasados llegaban desde el Mar Arábigo a esta ciudad costera de la India y visionaban su silueta, el representativo monumento de la “Puerta de la India” en Bombay, fue lo primero que quisimos visitar en la ciudad.

mumbai_taxi_design5

El trayecto en taxi desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad de Bombay, fue (por encontrar un adjetivo suave para definirlo) “intenso”. Mi primera impresión de la ciudad fue que, Bombay es mitad urbana, mitad selva (urbana) y una ciudad, como decimos en la ciudad de la que provengo, “muy cañera”.

El olor a “India” enseguida nos invadió. Un olor difícil de definir: algo dulzón mezclado con aroma a especias, boñiga de vaca, incienso, y tierra húmeda. Se ve que el monzón había descargado fuerte y los socavones de la calzada se habían convertido en grandes lagunas en medio de la ciudad. Los cuervos también campaban y graznaban a sus anchas.

Pero lo más sorprendente fue el intenso ruido, el caos del tráfico, y los sonidos de las bocinas por todas partes. Todo el mundo hacía sonar los cláxones a la vez, sonidos cortos pero rápidos, cientos de sonidos por segundo que te invadían los sentidos.

horn-ok-please

Me hizo gracia un cartel de la carretera que decía traducido algo así como “respeten los carriles”. ¿Qué carriles?. Todos los “vehículos” inundaban el único carril existente: llamativos taxis y camiones, motos contaminantes, bicicletas que se desarmaban por el camino, vacas despistadas, perros escuálidos y pulgosos, aguerridos peatones, y coloridos carromatos de tres ruedas, aquí llamados tuk-tuk o rickshaws.

tuk-tukTodo el mundo quería ser preferente y pasar primero. Apenas hay semáforos. Sólo guardias de tráfico que desde un pedestal intentan la misión imposible de poner orden en el caos a base de silbatazos. Nuestro taxista, un hábil conductor sorteaba de forma asombrosa y magistral todos los obstáculos que se interponían en nuestro camino.

Así fue la primera impresión de India: un compendio de estímulos en forma de estrambóticos sonidos, exóticos olores, y extrañas sensaciones que nos asaltaban de forma incontrolada. Son mil estímulos por segundo que saturan los sentidos, y que hay que aprender a digerir en pequeños sorbos.

Rain

Enseguida me di cuenta que a pesar del día gris, Bombay brillaba con una luz especial y llena de colorido: Y por primera vez y tras el largo viaje, me sentí despierta y muy viva.

tiendas-mumbai

En la acuarela de blanco y negro que se expandía ante mi vista, descubrí la multitud de paletas de colores que nos ofrecía la ciudad:

bombay-la-puerta-de-la-India

Painted LorryEn las coloridas tiendas y carteles de pequeños comercios, en los estampados de los bellos saris de seda y algodón de las mujeres, en sus brillantes gamas de flores de colores en el cabello, en los pigmentados mandalas pintados en las aceras, en los pequeños y llamativos templos hindúes que se exhibían a nuestro paso.

También en la basura que crecía por cualquier lado tratando de invadirlo todo, en los engalanados camiones que cruzaban de sopetón a nuestro paso y parecían sacados de una feria, y en los coloridos tuk-tuk, con sus vistosos y divertidos anuncios, que lo mismo publicitaban un negocio, la foto de un retoño, al portento (“best lover”) que los conducía, que un retrato de Shiva, o de la mismísima Virgen María.

tuk-tukbombay IMG_7141-2

La India me pareció caótica y anárquica, pero dentro de ese caos, todo parecía fluir y funcionar. En ese momento, empecé a “sentir la India”.

monzón

A medida que avanzamos hacia el sur, los tuk-tuk fueron desapareciendo. Nos adentrábamos ya en la parte rica de la ciudad, y en esa zona ya no se viaja en carromatos. Su acceso está prohibido…. Fue entonces cuando vislumbramos la silueta que andábamos buscando…

puertaindialluvia

La Puerta de la India se encuentra situada en el paseo marítimo del Puerto de Bombay frente al Mar Arábigo, y es un arco triunfal de basalto que mide 26 metros de altura, construido en un estilo indo-sarraceno, y proyectado por el Arquitecto escocés George Wittet. El monumento fue erigido para celebrar la visita del rey británico Jorge V, y de su esposa la reina María en 1911. Desde entonces, fue utilizada como símbolo ceremonial de entrada a la India por parte de virreyes y gobernadores.

Paradójicamente (y aunque esto no lo cuenta mucho la historia), fue también la puerta de salida de los británicos cuando la India finalmente alcanzó su independencia: El 28 de febrero de 1948 desfilaron por última vez delante de ella las tropas de la Infantería Ligera de Sommerset, para embarcar en el “Empress of Australia” con rumbo final a Inglaterra: la retirada definitiva de la ocupación británica en India tras dos siglos de colonialismo.

La zona, conocida como en el barrio de Colaba, es muy popular entre los turistas por encontrarse en las cercanías el lujoso Hotel Taj Mahal Palace, y por ser el lugar de partida a la excursión a las famosas CUEVAS DE LA ISLA ELEFANTA

Taj-Mahal-hotel-turismo-Bombay

El lugar, muy bullicioso, está plagado también de tiendas de recuerdos, de taxistas, de calesas de caballos, de vendedores de baratijas, de guías turísticos, de otros que dicen serlo, y como en todos los lugares turísticos en la India, de todo tipo de personajes buscavidas, caraduras y pícaros “rinconetes y cortadillos”, que intentan hacer carnaza del turista.

viaje-Mumbay-qué-hacer-

Una vez que nos adentramos por la Puerta de la India y exploramos sus confines, decidimos ir finalmente a descansar a nuestro hotel. Necesitábamos asimilar las emociones y recuperar fuerzas para seguir explorando la ciudad. En tan sólo unos minutos de contacto, India nos había sacudido intensamente los sentidos. Muchos visitantes quedan prendados de este país. A otros, la India les supera y deciden no volver jamás. Tras varias semanas de viaje por el Sur de la India nosotros perteneceríamos al primer grupo pero, en cualquier caso, podemos afirmar que la India nunca te dejará indiferente….

bombay-gente

DATOS PRÁCTICOS: Cómo llegar del aeropuerto Internacional de Bombay al centro de la ciudad:

  • El aeropuerto internacional de Bombay se encuentra a una hora aproximadamente del centro turístico de la ciudad, el distrito de Colaba. El trayecto en taxi con aire acondicionado al distrito de Colaba no llega a 400 rupias. Existen taxis de prepago que se encuentran antes de salir del aeropuerto que facilitan la gestión y evitan los timos y el regateo.
  • La alternativa para bolsillos ajustados, es tomar un tuk-tuk hasta la estación de Andheri, por unas 50 rupias, y luego coger el tren a la estación de Churchgate o CST.

love-mumbai

OTRAS VISITAS IMPRESCINDIBLES EN BOMBAY:

  • Terminal Victoria. También conocida como Estación Chhatrapati Shivaji, es la estación ferroviaria principal de Bombay, que pertenece a la compañía Central Railways. Se trata de un impresionante edificio gótico del año 1878 que toma su nombre de la Reina Victoria de Inglaterra.

victoria

  • Templo Mahalakshmi. El templo hindú más importante de Bombay. Fue construido en el año 1831 y está dedicado a la diosa Laxmi, que se encarga de repartir riqueza y fortuna a todo aquél que le honra con su visita.
  • Marine Drive. Un lugar para pasear y contemplar el mar Mar Arábigo (muy contaminado en esta zona). Marine Drive es un paseo marítimo de 3 km que por la noche adquiere una magia especial cuando se encienden las luces nocturnas de la ciudad. Conocido también como el “Collar de la Reina”, si se observa desde cualquier punto elevado, las luces que desprenden las calles se asemejan a un collar gigante.

Bombay-collar-de-la-Reina

  • Bandra-Worli Sea Link. Un puente colgante de reciente construcción, y una obra de ingeniería impresionante, que comunica el aeropuerto con la zona de negocios de Bombay. Ofrece preciosas vistas del Skyline de Bombay, especialmente al amanecer y al atardecer, cuando las nieblas caen sobre la caótica ciudad de Bombay, creando una bella postal.

Mumbai-skyline

Así fue como la India empezó a conquistarnos poco a poco….

  • Artículos recomendados y relacionados: haz click en la fotografía para leer el post.

la-puerta-de-la-India-en-Bombay-cuevas-isla-elefanta

  • No viajes sin seguro médico. Con descuentos para los lectores de este blog. Haz click para saber los detalles:

seguro-viaje-Iati

  • Encuentra el mejor alojamiento en Bombay:

    300x100 Best Price

[sbscrbr_form]