El PALACIO DE SHIVAVILAS

El-Palacio-de-Shivavilas-India

El PALACIO DE SHIVAVILAS: UNA ESTANCIA A CUERPO DE MAHARAJÁ

“Piérdete para encontrar lo que no sabías que andabas buscando”… 

  • El Palacio de Shivavilas: Los Maharajás del principado de Sandur

Uno de los sueños más exclusivos de un viaje a India es el exotismo de dormir en un palacio perteneciente a un antiguo maharajá indio. Pudimos vivir la experiencia, y saborear una estancia a cuerpo de maharajá, en la fascinante región de Sandur, al sur de la India. Sandur, fue hasta no hace mucho, un estado principesco de condición independiente, gobernado por los aguerridos rajputs del sur de la India. El PALACIO DE SHIVAVILAS Los Maharajás de la India, de sobrenombre: “los hijos de los mil dioses”, poseían grandes fortunas que parecían inagotables. Su época de vacas flacas llegó con el dominio británico, que aunque cedió en algunas concesiones, como la preservación de títulos nobiliarios, no lo hizo sin embargo, en el caso del poder político, del que los rajás fueron completamente retirados. Tras la Independencia de la India en 1947, muchos maharajás se vieron obligados a llevar vidas más humildes, y abandonar el lujo delirante que habían conocido. Fue entonces, cuando muchas de estas lujosas propiedades pasaron a ser hoteles privados de lujo, adquiridos por grandes cadenas hoteleras con el fin de preservar su mantenimiento y glorias pasadas.

El-hotel-Palacio-de-Shivavilas

El hotel-palacio de Shivavilas, situado al Sur de La India, cerca de Hampi.

El actual Rajá de Sadur (desde 1996), y de nombre interminable: Shrimant Maharaj Shri Murarirao Raje Yeshwantrao Ghorpade, Mamlukatmadar Senapati, se ha mantenido sin embargo, en la vida política, y ha llegado a ser ministro de finanzas, y miembro de la Cámara Alta del Parlamento Indio.

  • El Hotel Palacio de Shivavilas

El Palacio de Shivavilas, situado en el antiguo estado principesco de Sandur, es un regalo para los sentidos. Rodeado de extensas fincas, antiguamente cotos de caza del antiguo maharajá, son ahora una reserva natural donde se realizan excursiones en jeep para la observación de aves y la fauna salvaje local. Palacio-de-Shivavilas-Jardines El Palacio de Shivavilas se encuentra además, a unos 40 minutos en coche del complejo arqueológico más fabuloso de todo el sur de la India: las ruinas del Reino perdido de Hampi, 30 kilómetros de paisajes de cocoteros salpicados por ruinas centenarias colosales, así que constituye una base excelente de alojamiento para explorar el maravilloso recinto arqueológico. Quiso la casualidad que durante nuestra estancia de 3 días en el palacio, a comienzos del monzón, no hubiera huéspedes hasta el último día, así que estuvimos a cuerpo de maharajá, y disfrutamos de las instalaciones de la maravillosa residencia palaciega para nosotros solos: un auténtico lujo. La restauración del actual Palacio de Shivavilas comenzó en 2009 y terminó en 2012, cuando fue adquirido por el organismo de hoteles patrimonio de la India: WelcomHerritage, que lo preserva en magníficas condiciones. Palacio-de-Shivavilas-patio Es una maravilla recorrer y descubrir cada una de las estancias y corredores del Palacio de Shivavilas: El Palacio se organiza en torno a un gran patio, en cuyo centro se encuentra una dama de bronce con una lámpara, un loro en el hombro, y una serpiente enroscada en el pelo, regalo al maharajá del rey de Puddukottai en Tamil Nadu, y realizada por él mismo. En el centro del patio, un pequeño estanque en forma de flor, decora y refresca el relajante espacio, agradablemente decorado con plantas y flores. Courtyard – The central courtyard of the palace is the most serene spot in the building. El Palacio de Shivavilas cuenta también con un pequeño museo de armas, donde se exhibe una colección de armaduras y armas del maharajá y que, literalmente, te transporta en el tiempo a la era imperial. Dos pequeños templos situados en la entrada del palacio, un museo de coches antiguos, propiedad del maharajá, una biblioteca exquisita con mobiliario de estilo británico, del suelo al techo, repleto de antiguos ejemplares de literatura inglesa e india, revistas de naturaleza e historia, con acceso libre y sin restricción alguna para todos los visitantes, completan las estancias del palacio. Palacio-Shivavilas-museo-de-coches Y no podemos olvidarnos del comedor real, del que disfrutamos en solitario, y que era uno de los antiguos salones palaciegos, exquisitamente decorado con objetos personales y recuerdos de corte real del propio maharajá. Tema aparte fueron las comidas: simplemente, sublimes. Se sirven desde una cocina contigua, y están compuestas por entrantes y varios platos principales de comida local de Karnataka. Los exquisitos y abundantes platos se sirven con la vajilla de porcelana y los utensilios propios de la época colonial, y con un servicio de mayordomos reales: Todo un viaje en el tiempo a las épocas gloriosas de los antiguos maharajás de la India. En el recorrido por el palacio, se pueden observar también el bar y la cafetería, de estilo inglés, y la sala de billar, repleta de juegos de mesa y decorada en sus paredes con trofeos de caza, de cuando ésta era un deporte real y de “bravuconería”. También el curioso trono del rajá, con toques de exotismo y mucha excentricidad. Palacio-de-Shivavilas-trono-mahrajá Imperdible es también la fabulosa Sala de Juntas, donde encima de la suntuosa mesa de madera todavía se puede observar la carpeta de trabajo del maharajá, de fino terciopelo rojo, junto con su pluma y su diario personal, meticulosamente conservados. Las 12 habitaciones de este hotel palacio, están magníficamente decoradas también. Las estancias, que fueron los aposentos de los hijos del maharajá en épocas pasadas,  siguen conservando una decoración tradicional, pero práctica y cómoda, con amplios cuartos de techos altos y abovedados, camas grandes y cómodas, vestidas con sábanas de seda fina, baños con bañeras de tamaños descomunales, y modernas duchas independientes. Una estancia de relax completo se complementa con su estupenda piscina, ideal para combatir las tardes calurosas tras un día de intensas visitas en Hampi, y de disfrutar también de su spa y baño turco, perfectos para la relajación más completa. Los pequeños monos que la visitan al atardecer, harán las delicias de los niños que se hospeden allí. Merece especialmente la mención al trato a los niños por parte del personal, siempre pendientes y atentos de los más pequeños. Las instalaciones se complementan con: wifi de alta velocidad, sala de juegos para niños, y médico de guardia ante cualquier emergencia.

DATOS PRÁCTICOS:

    • Cómo llegar: llegamos en tren nocturno procedentes de Mysore hasta la estación de tren de Hospet (próximo a la ciudad arqueológica de Hampi), y desde allí negociamos un coche con conductor que nos condujo hasta el Palacio (unos 35-40 minutos).
    • Datos del Palacio: Shivavilas Palace Heritage Hotel,  97 Palace Road; Sandur.
    • Cuánto cuesta dormir como un Maharajá: viajamos en el monzón, en julio, en temporada baja, y pudimos disfrutar de una estancia para 3 personas (con cama extra para el niño) y desayuno espectacular, por 70 euros en total por noche. Todo un chollo. Desde el siguiente enlace, puedes ver todos los precios actualizados en BOOKING.

 El Palacio de Shivavilas nos ofreció una tranquilidad completa (el entorno en el que se encuentra ubicado, rodeado de naturaleza, es maravilloso), y una hospitalidad, llevada al grado máximo: No tenemos palabras para agradecer la cortesía del personal para acomodarnos, para satisfacer todas nuestras necesidades, y las de nuestro hijo pequeño. Todo ello hizo de nuestra estancia en el Palacio de Shivavilas uno de los momentos más memorables de nuestro viaje a la India. Si viajas a Hampi, no dudes en darte un capricho, y pasar una noche, al menos, en el Palacio de Shivavilas. Harás un viaje en el tiempo, y disfrutarás de un servicio real y exclusivo, de una estancia a cuerpo de maharajá.

Recomendamos….

  • Libros que inspiran un viaje a la India

Hemos seleccionado estas dos novelas que ambientan de forma excelente la brillante India de los maharajás a través de la historia real de una bailarina española que llegó a ser princesa en la corte de un famoso rajá de Punjab, y que nos encantan.

  • Artículos del blog relacionados: 

guía-de-Hampi-India  

No viajes son seguro médico

 

[sbscrbr_form] tage Car Museum – A symbol of wealth and superior status, the private collection of vintage wheels still imbibes a touch of aristocracy.The glistening Mercedes Benz S 230 (1965-66), 1943 Ford GPW Jeep, 1961 Willy’s Station Wagon and the 1932 Dodge Brothers with ‘Sandur 1’ on its number plate rank as one of the most intriguing part of the palace. Coffee Shop – While the dining room has timings, a first floor coffee shop between the Maharaja and Maharani royal suites takes care of the midday hunger pangs by servingsnacks, tea and coffee to the guests.