VIAJAR A LA INDIA: 5 COSAS QUE DEBES SABER

VIAJAR-A-LA-INDIA

OM VIAJES Y RELATOS

Si hay un lugar sobre la faz de la tierra donde todos los sueños de los hombres han encontrado un hogar desde el primer día en la existencia del hombre, ese es la India…

(Romain Rolland)

Viajar a la India: En este artículo vamos a hablar de cinco matices sobre la India que quizás no conozcas. Los aprendimos leyendo sobre este maravilloso país y sobre todo, descubriéndolo y saboreándolo poco a poco durante nuestro viaje. Son cinco cosas que debes saber antes de viajar a la India.

1. La India representa diversidad cultural

La India es un mosaico de culturas, grupos étnicos, religiosos y regionales. La India tiene al menos 30 idiomas oficiales diferentes y alrededor de 2.000 lenguas sin reconocimiento oficial. Además, la India es probablemente, el país más espiritual del planeta.

viajar-a-la-India

El hinduismo (con unos 330 millones de dioses) es la religión más extendida del país practicada por un 82% de la población. Otro 12% se declaran musulmanes, mientras que el cristianismo y la religión sikh alcanzan al 2% de la población. Por último, son budistas un 1% de los indios, mientras que existe un 0,5% de seguidores del jainismo y un porcentaje similar de devotos de otras creencias. Pero ante todo, la India es tolerancia y unidad ante la diversidad cultural.

budismo-India

2.  La India satura los sentidos: India es el país de la luz, de los mil olores y colores

Es curioso, pero descubrimos que la luz en India es diferente: más brillante, más dorada. Quizás la contaminación tiene algo que ver, quizás la época en la que la visitamos, coincidiendo con el inicio de los monzones. Al viajar a la India apreciamos unos colores más intensos y más vivos. Apenas vi negro en la India, salvo en la ropa de algunas mujeres musulmanas. Descubrí que el negro es un color vetado en la India.

Viajar a la India

La India es alegre: las flores y ofrendas y especias de tonos vivos y alegres que adornan los coloridos templos, las calles inundadas por los saris de seda y las texturas multicolores de las ropas de las mujeres, los mandalas de mil formas pintados en las calles a las entradas de los templos y de las casas….

La India son sonidos: sonidos humanos inimaginables, tráfico infernal, desorden generalizado, rezos infinitos, todo confluye al mismo tiempo en un mismo universo, desbordando las capacidades de asimilación del viajero occidental.

gentes-de-India

Y qué decir de los olores: una mezcolanza de olores a especias, comida, orines, incienso, excrementos de vaca, flores de jazmín del cabello de las mujeres indias…todos ellos invaden el ambiente de forma atropellada.

La India inunda y satura los sentidos: son tantos los estímulos que se reciben al mismo tiempo que, en muchas ocasiones, cuesta digerirlos.

3. La India es una puerta abierta a la cotidianeidad

En La India no hay intimidad ni puertas cerradas: todo se vive en la calle y las vidas son un escaparate a las miradas de los demás. Nada se esconde. La gente se corta el pelo en la calle, come en la calle, orina en la calle, lava la ropa en la calle, vende cualquier cosa en la calle. Todo se hace de puertas afuera. Incluso en la muerte, los cadáveres son expuestos e incinerados a la vista de todos.

calles-de-India

4. La India es fascinante, pero no está hecha para todos

No todo el mundo es capaz de asimilar el caos, el desorden, el tráfico, la suciedad, la pobreza, la espontaneidad, el ruido, la combinación de fuertes olores, y la violación del espacio personal.

5-cosas-que-debes-saber-antes-de-viajar-a-India

No todos los viajeros están preparados para la espontaneidad de la sociedad india: todo el mundo quiere tocarte, te pararán para estrechar sus manos con las tuyas, para hacerse fotos y hablar contigo, saber de dónde eres y el motivo de tu visita.

5-cosas-que-debes-saber-antes-de-viajar-a-India

Mi hijo y yo posando con una familia que nos solicitó la típica: “family photo, please!”…

No se respetan los espacios personales ni la intimidad. En una sociedad tan masificada y poblada como la india, con continuos problemas de espacio, este hecho, especialmente si eres mujer, puede llegar a ser un poco intimidante. El mejor consejo es dejarse llevar y no agobiarse.

Viajar a la India e incursionar en una sociedad cultural como la india, tan diferente en aspectos culturales, étnicos, gastronómicos y religiosos, comportan una mentalidad “abierta”, y una buena disposición a abrirse a ese mundo nuevo. Algo para lo que no todos los visitantes están preparados.

La India es ilógica y anárquica, pero eso es precisamente lo que la hace fascinante: La India respira vida, y espiritualidad, por cada poro de sus calles y sus templos.

5. La India hay que sorberla en pequeñas dosis y a cámara lenta

En un primer contacto con la India, recordé la fantástica novela de E.M Foster “Pasaje a la India” que trata magistralmente el tema de los opuestos occidentales y orientales, y cómo estos opuestos marcan a cada uno de los personajes de su libro.

Los occidentales, más sometidos a las prisas y al estrés, estamos más obsesionados con el conocimiento inmediato, con la literalidad, con nombrar y acotar las emociones y sentimientos con palabras, que también utilizamos como un medio para obtener y mantener el poder y el orden.

Los indios, por el contrario, son intuitivos y se centran más en los matices, el tono, el contacto físico, y las emociones que hay detrás de las palabras pronunciadas.

viajar-India

Los occidentales insistimos en etiquetar las cosas; los indios, sin embargo, piensan que las etiquetas ciegan los detalles. La India desafía la comprensión a la que estamos acostumbrados en nuestro mundo “desarrollado”.

Para los indios el lenguaje es la mirada y ante todo, la sonrisa. Mira a los ojos y sonríe con la mirada. Se amable, humilde, sosegado, y tendrás todas las puertas abiertas. Escribimos también un artículo sobre este tema, que tan poderosamente nos llamó la atención: haz clik en la fotografía si deseas leerlo.

viajar a la India

Tuvimos un incidente con la cancelación de un vuelo interno en India a última hora, y el mejor consejo que nos pudieron dar fue: “Don´t get nervous in India” (“No pierdas los nervios en India”), una premisa que hicimos nuestra para el resto del viaje.

En la India las cosas funcionan de otra manera, muy diferente a nuestra manera occidental, y aprendimos que, en la India, únicamente de forma relajada y tranquila, se sale airoso de cualquier percance. En la India hay que viajar lento, sin prisas, disfrutar de la intensidad de emociones pausadamente, y sorberla, y digerirla poco a poco.

diya

Viajar a la India puede ser transformador. Quizás no ocurra, pero es probable que conectes con una parte espiritual de ti, que quizás desconocías: En la India asistirás a realidades muy ajenas a tu mundo cotidiano que despertarán en ti una sensibilidad oculta, a la que deberás enfrentarte, y a la que puede que no estés preparado. Debes saber que, cuando vuelvas, una parte de ti habrá cambiado para siempre. Quizás se diluya con el tiempo, pero es probable que permanezca en ti para siempre.

Mi conclusión, en una primera visita a este país, es la siguiente: Se necesitan muchos viajes a la India (e incluso varias vidas) para entender la complejidad de este país. India es un desorden organizado, compuesto por un caos y un mundo espiritual que fluyen ilógicamente, pero que finalmente, funcionan. Y una vez que penetras en ese mundo, y formas parte de él, él ya forma parte de ti también, para no querer marcharse nunca…

India-elefantes

Quizás te interese también este artículo. Haz click en la fotografía para leerlo:

Viajar-al-Sur-de-la-India-Blog-de-Viajes