LOS ORANGUTANES DE BORNEO EN INDONESIA 

“Si piensas que la aventura es peligrosa, prueba la rutina. Es mortal”

(Paulo Coelho)

LOS ORANGUTANES DE BORNEO

Los Orangutanes de Borneo en Indonesia:  Kalimantan, que significa en lengua local “Río de Diamantes”, es la parte Indonesia de la isla de Borneo, la tercera isla más grande del mundo, y es conocida como el Amazonas de Asia. Kalimantan es una isla de selvas tropicales, mercados flotantes y minas de oro y diamantes donde se encuentra el Parque Nacional protegido de Tanjung Puting, hábitat de los últimos orangutanes en libertad del planeta.

Kalimantan-Borneo

Kalimantan, foto aérea tomada desde el avión

¿ Por qué visitar esta zona salvaje del planeta con niños?

963

Tomando las precauciones adecuadas, no hay ningún problema (acude a tu centro de vacunación e infórmate de las vacunas necesarias para visitar este lugar con tus hijos).

La visita se realiza en cómodas barcas nativas de madera especializadas para remontar tramos estrechos del río por la selva en rutas de tres y cuatro días, y es la forma más segura y práctica de hacer las visitas para el avistamiento de los orangutanes.

Todas las fotografías de naturaleza que ilustran este relato, fueron tomadas en aquellos días de aventura. Fuimos con nuestro hijo de 8 años y disfrutó de la formidable experiencia al aire libre en la naturaleza, de la aventura de viajar en barca y dormir en la selva varios días, del avistamiento excepcional de vida salvaje, y de la observación del comportamiento de las familias de orangutanes en un entorno único al borde de la extinción. Toda una lección concienciamiento y humildad para los más pequeños.

Los-orangutanes-de-Borneo

 

 Orangután: El hombre de los Bosques

La palabra orangután procede del malayo orang, que significa “hombre” y hütán que significa “bosque”, así que el orangután es el hombre de los bosques…Pero el  orangután de Borneo tiene un futuro difícil. Parte de su hábitat está siendo deforestado para la plantación del maldito aceite de palma, utilizado por gran parte de las multinacionales de alimentación con la finalidad de abastecer la demanda de bollería industrial y cosmética de gran parte del mundo desarrollado. Sujeto a la deforestación masiva debido a la tala indiscriminada y los incendios descontrolados y provocados, la selva de Borneo es ya el único hábitat natural para el orangután de Borneo, en peligro de extinción.

los-orangutanes-de-Borneo-en-Indonesia

 El Origen el Parque Nacional Tanjung Puting

Aunque resulte increíble el origen de este parque nacional es el resultado de la lucha e investigación de una sola mujer, la Doctora Biruté Galdikas.

El campamento científico recibe ese nombre en honor a Louis Leakey que es uno de los antropólogos más reconocidos del S. XX. Su trabajo se inició en 1931 con la búsqueda de los restos que posteriormente arrojaron luz sobre los orígenes del hombre en el continente africano. Leakey fue un hombre comprometido y formó a un pequeño y selecto grupo de mujeres investigadoras para continuar las tareas por él iniciadas: “Leakey´s angels” o “Las chicas Leakey” como se las conoce en el argot científico, fueron las tres mujeres que influyeron decisivamente en el desarrollo de la primatología y en la conservación y protección de los grandes primates.

Las “chicas Leakey” fueron: Jane Goodall (y su trabajo con los chimpancés en Tanzania y Uganda), Dian Fossey y los gorilas de Ruanda, contribuyó a la recuperación de la población de gorilas y la desmitificación de su comportamiento violento (su maltrecha historia se relata en la famosa película “Gorilas en la Niebla”) y Biruté Galdikas (y su trabajo con orangutanes en las selvas de Borneo).

leaky

Fuente: Whogivesamonkeys.com

Fossey fue encontrada asesinada en el dormitorio de su cabaña en las montañas de Virunga, Ruanda, el 26 de diciembre de 1985. La última entrada en su diario llena de palabras de sabiduría decía:

Cuando te das cuenta del valor de la vida, uno se preocupa menos por discutir sobre el pasado, y se concentra más en la conservación para el futuro” (fuente: Dian Fossey, Wikipedia).

Galdikas ha hecho del centro de su vida a los orangutanes de Borneo a los que ha estudiado en profundidad durante más de 40 años, enfrentándose con determinación a madereros y furtivos. Ahora ya no vive todo el año en el campamento de la selva pero la frecuenta muy a menudo. El estudio de los orangutanes realizado por Galdikas se considera el mejor desde la perspectiva de la comunidad científica.

Desde pequeña siempre quiso ser exploradora: En 1971 la primatóloga Biruté Galdikas llegó a Tanjung Puting (Indonesia) en canoa y pronto estableció Camp Leakey, donde todavía vive en ciertas épocas del año. Aquí se dedicó al estudio de los orangutanes e hizo descubrimientos como ciclo de 8 años del nacimiento del orangután, lo cual hace que esta especie sea altamente vulnerable a la extinción. Un enfoque muy personal a ‘sus’ orangutanes le ha hecho perder el seguimiento académico de algunos colegas,  pero el hecho es que los 6000 orangutanes salvajes que viven en Tanjung Puting hoy son la única población más grande del mundo de individuos en libertad.

Birute-Galdikas

Fuente:Irwin Fedriansyah, Orangutans.org

La Dra. Galdikas es la presidente de orangután Fundación Internacional (OFI), una fundación dedicada a la conservación, investigación y educación fundada en 1986. El programa educativo OFI no trata únicamente sobre los orangutanes, sino también las selvas donde estos animales habitan y sobre todo el ecosistema del que forma parte los orangutanes. Como Biruté Galdikas indica: La preocupación por los orangutanes es la preocupación por el planeta”.

El parque sirve también como un centro de rehabilitación de orangutanes, donde individuos huérfanos o excautivos aprenden a volver estar capacitados para vivir en su hábitat natural. Parte de ese proceso es la alimentación una hora diaria en plataformas de selva, abiertas a los visitantes. Los orangutanes jóvenes posteriormente reciben la oportunidad de aprender a vivir en su hábitat natural. Se les pone en contacto con los bosques para degustar frutos silvestres, la práctica de escalada, y a construir sus propios nidos. Se les enseña a reconocer las situaciones, sonidos y olores con los que eventualmente se encontrarán en su estado salvaje.

los orangutanes de Borneo en Indonesia

Una vez que se consideran fuertes, y escaladores sanos y hábiles, pueden hacer sus propios nidos y encontrar su comida de forma independiente, se les trasladará  de los sitios protegidos a la liberación en la selva. Los orangutanes que habitan en la cercanía al campamento son los últimos de los orangutanes excautivos liberados en el bosque cercano durante los años 70 y 80. Ahora, la rehabilitación de los orangutanes se lleva a cabo en otras áreas del parque pero los residentes Camp Leakey, en su mayoría las hembras y sus crías, pasan su tiempo en el bosque y en el campamento donde fueron rescatadas y debido a su estrecho contacto con el ser humano, proporcionan a los visitantes la oportunidad de observarlos muy de cerca. Muchas de las crías que ahora son madres, en un comportamiento casi humano, se acercan a los campamentos para enseñar a sus crías a las que fueron sus cuidadoras durante mucho tiempo.

Después de su puesta en libertad, los orangutanes rehabilitados se acercan a por comida todos los días en sitios de alimentación designados. Esto tiene dos propósitos: por un lado, permite a los investigadores a monitorear el bienestar de los orangutanes; y por otro, disminuye la posibilidad de competencia entre los orangutanes rehabilitados y los otros orangutanes salvajes cuando hay escasez de alimentos naturales. Sin embargo, la cantidad que se les da es tan sólo un suplemento que asegura a los orangutanes mantenerse saludables sin dejar de tener que buscar en la selva su propio alimento….

El Parque Nacional Tanjung Puting se encuentra en la parte Indonesia de Borneo llamada Kalimantan, al sur de la isla. 415.000 hectáreas de bosque tropical repletas de pantanos, manglares y ríos llenos de vida salvaje que desembocan en el Mar de Java. La ciudad principal más cercana es Pangkalan Bun, aunque generalmente se accede al parque desde un poblado cercano llamado Kumai…

Klotok-Borneo

Klotok o barco tradicional

Comienza nuestra travesía….

 ….Llegamos al puerto de Kumai en un día de Julio despejado y caluroso. Viajamos con nuestro hijo Raúl, que soñaba con ver a estos bellos animales en libertad. La decisión de visitar los orangutanes de Borneo con nuestro hijo fue muy meditada pero después de estudiar las distintas posibilidades para poder observar a estos animales en libertad, concluimos que las selvas de Kalimantan y el acceso por medio de una travesía en barco de tres días remontado el río, eran el lugar y la forma más adecuados para esta visita con niños, siendo siempre cautos y tomando las medidas de protección adecuadas al entorno en el que nos moveríamos.  Acudimos a nuestro centro de vacunación, y nos pusimos las vacunas recomendadas: No tuvimos ningún percance en todo el viaje.

En el puerto nos esperaba el barco con la tripulación que nos acompañaría durante tres días en nuestro periplo por el río: El capitán del barco con su hijo adolescente (que se convertiría en un gran amigo de mi hijo Raúl), la excelente cocinera y nuestro guía Toris Marley.

Toris resultó ser un guía más que profesional, un perfecto conocedor de los orangutanes de Borneo y de sus costumbres y hábitat y, sobre todo, una excelente persona. No tengo suficientes palabras de agradecimiento para este hombre por los momentos mágicos que nos hizo vivir, especialmente a mi hijo, y si no hubiera sido él nuestro guía, sabemos que el viaje no hubiera sido el mismo: nos llevó a sitios fuera de las rutas establecidas, veía animales ocultos en rincones de la jungla que nadie más veía, conocía fondo las plantas y criaturas que en ellas habitan. Ciertamente sus conocimientos de estas selvas son increíbles.

Tajung-Puting-Indonesia

Este hombre ha convivido con los orangutanes de Borneo desde niño, en el pueblecito que linda con el Parque Nacional, antes incluso del nombramiento de éste como área protegida, y los orangutanes le conocen y le estiman. Más adelante daré detalles de alguno de estos encuentros y cómo los orangutanes reaccionaron ante su presencia: Unas experiencias más que conmovedoras que hemos vivido con él y que jamás olvidaremos. Toris sabe el nombre de cada uno de ellos, y de sus descendientes. No hay mejor guía, ni guía más entregado. Su elección fue todo un acierto. Sin duda lo recomendamos de corazón. Su meta en esta vida es salvar el parque y a sus queridos orangutanes, y gracias a él, y a su comunidad, con los beneficios obtenidos de estos safaris ecológicos, están comprando las tierras aledañas del parque al gobierno para cederlas a los orangutanes: En nuestras rutas vimos aquellos acres de tierra con el nombre de la comunidad a la que pertenecen, así jamás podrán convertirse en plantaciones de palma. Llevan compradas 16 hectáreas: Un granito de arena en una batalla casi perdida. Sin duda, una lucha titánica. Contratando sus servicios contribuiréis a preservar este lugar único en el planeta, cuya existencia, según dicen, ya no verán los hijos de nuestros hijos.

Borneo-Indonesia-faunaUna vez cerrada la parte económica, caminamos hacia el muelle para observar con detenimiento la que sería nuestra casa en los próximos días, un “Klotok” o barco tradicional de madera especializado para subir y bajar ríos de riberas estrechas y poco caudal, tan característicos de esta zona selvática. El pequeño barco fluvial tenía dos plantas, doce metros de eslora y un sobre-techo, que sirve a su vez de balcón a la selva tropical haciendo de la travesía por la selva una experiencia única. Los klotoks o barcos de madera son los mismos barcos tradicionales que antiguamente utilizaban los comerciantes para adentrarse en el interior de la isla para transportar los productos para luego llevarlos a los grandes navíos,  como los que el escritor Joseph Conrad describe en sus novelas. Los barcos se llaman así por el sonido que hacen al navegar, siempre de forma pausada, remontando los estrechos canales rodeados de selva exuberante.

682

Tendríamos que renunciar a algunos lujos durante unos días, pero merecería la pena el pequeño sacrificio de dormir en colchones en la proa y de compartir un baño de un metro cuadrado. A cambio, obtendríamos un servicio cinco estrellas por parte de la tripulación, que nos acogió con todo el cariño del mundo, como si fuéramos parte de su misma familia.

La experiencia de recorrer estas selvas en aquella barcaza fue realmente una ventura para toda la familia, por no hablar de la vivencia de dormir bajo las estrellas acompañados de los sonidos de la selva y bajo la luz de la luna, una experiencia única e irrepetible, y todo un desafío para un niño que visita la selva por primera vez.

om-viajes-y-relatos-selvas-de-Borneo

Durante la aventura llegué a rememorar varias veces al mismísimo Conrad, en su expedición al corazón de las selvas más profundas del continente africano, y es que hoy en día no es fácil poder disfrutar de una experiencia como la que nos esperaba:

En verdad ya en aquel tiempo no era un espacio en blanco. Desde mi niñez se había llenado de ríos, lagos, nombres(..). Se había convertido en un lugar de tinieblas. Había en él especialmente un río, un caudaloso gran río, que uno podía ver en el mapa, como una inmensa serpiente enroscada con la cabeza en el mar, el cuerpo ondulante a lo largo de una amplia región y la cola perdida en las profundidades del territorio…”  

                           Joseph Conrad:  El  corazón de las tinieblas.

 

Sungai-Serconyer

Río Sungai Serconyer

Así empezamos nuestra aventura: Allí donde nos dirigíamos no había hoteles, no había infraestructuras, ni carreteras. Estábamos a kilómetros del mundo desarrollado, de aquél mundo urbanizado que conocíamos. En el corazón de Borneo afortunadamente no ha llegado la mano del hombre ni del desarrollo, la única forma es llegar en barco, remontando el río hacia las profundidades de la jungla donde habitan los orangutanes. Nos subimos al barco de madera, nos descalzamos, y empezamos a disfrutar lentamente del viaje.

Los alrededores de Kumai sin embargo, no son bonitos. Kumai es una zona fluvial industrial transitada por grandes buques de carga y barcazas madereras. El río en esta zona está muy contaminado, los buques tiran la basura y los desechos contaminantes de las minas a las aguas, y las orillas están llenas de basura plástica flotante como si de hojas de nenúfares artificiales se tratara…

Kumai

Tan sólo unos minutos después, el paisaje urbano desaparece, y también la contaminación, pero no la huella destructiva del hombre. Tras unos veinte minutos navegando río arriba por el río Kumai, nos desviamos y entramos en el primer tramo del río Sungai Seconyer donde las riberas están llenas de palmas. Es una pena observar la destrucción del bosque primario para la plantación de la palma cuyo aceite se utiliza según leí, para la elaboración de la bollería industrial y cosmética, tan tristemente demandada en el mundo desarrollado y tan apoyada por las empresas multinacionales que elaboran los productos que todos tenemos en la despensa con estos aceites, tan nocivos para la salud. El agua, también contaminada, sigue siendo de un color marrón chocolate en esta parte del río debido a los tratamientos químicos de las minas de oro ilegales de la zona. Es una pena observar tan de cerca la destrucción y muerte de un hábitat tan bello.

196

Afortunadamente, y tras varias horas de navegación, nos fuimos alejando por completo de la civilización y de las consecuencias del trágico desarrollo incontrolado para ir adentrándonos poco a poco en una zona de naturaleza virgen e intacta, donde ya no existían caminos ni presencia del ser humano: el corazón de la selva profunda y de las criaturas que lo habitan. Los bosques de palma que tanto daño están haciendo a este ecosistema por fin desaparecieron para dar lugar a la frondosa selva primaria, donde cada vez se avistaba más vida salvaje. Estábamos ya muy lejos de la civilización, remontando pausadamente el río mientras penetrábamos en el corazón de estas misteriosas y poco conocidas tierras.

Éste es el lugar de las tribus y etnias Dayak, temidas hasta no hace muchos años por su fama de cortadores de cabezas. Vinculados desde años ancestrales a los bosques y las junglas, su modo de vida ha experimentado profundas transformaciones ocasionadas por la explotación de los recursos naturales de su hábitat y al contacto con el mundo civilizado. Se dice que en el interior de la isla sin embargo, siguen existiendo grupos de carácter violento que apenas tienen contacto con el exterior, en su afán de preservar sus antiguas costumbres.

Profundas, oscuras y exóticas, las selvas de Borneo despiertan algo misterioso en el subconsciente:  Aquí el viajero se olvida del tiempo y el tiempo literalmente, se olvida del viajero: El tiempo se ha parado. El barco avanza lentamente, la corriente del agua también es lenta, y poco a poco mientras estamos sentados en los bancos de madera en la cubierta empezamos a contagiarnos de esa lentitud y a disfrutar de ella sorbiendo cada imagen de colores, sensaciones y estímulos que se presentan ante nosotros, disfrutando del “sonido” del silencio, de la brisa húmeda y caliente en nuestros rostros, de esos sonidos tan ajenos a nuestro oído urbano. Cierro los ojos y disfruto del momento: y me sumerjo en mis pensamientos disfrutando del lugar, sin horarios, sin prisas, sin ruidos ni jornadas estresantes, disfruto del “no tener nada que hacer”:….todo un regalo.

selvas-de-Borneo

Poco a poco la selva se fue haciendo más espesa y profunda. Las riberas se fueron estrechando, la única banda sonora que escuchábamos era la de la sonora jungla, el color del río había cambiado por completo hasta convertirse casi en un espejo. Estábamos ya en el corazón de uno de lugares más fascinantes de Indonesia y del mundo: El Parque Tanjung Puting, la Tierra de los orangutanes de Borneo.

La Estación de Pondok Tanguy

La vida animal se hizo cada vez más intensa: aparecieron antes nuestros ojos los primeros macacos, los monos narigudos, los cocodrilos.  Algunos primates aprovechaban nuestro paso para cruzar el río, algunos saltando entre lianas y otros, directamente nadando. Esto es debido a que los cocodrilos del río huyen asustados por los ruidos del motor del la barca, momento que aprovechan los monos para cruzar a ambos lados del río para evitar ser devorados por éstos. Un cocodrilo nos observa acechante, asomando las fauces entre la espesa vegetación. Las aguas de esta zona no son aptas para el baño debido a los cientos de cocodrilos que habitan sus riberas, de hecho un turista británico fue devorado hace poco por un cocodrilo al hacer caso omiso de la advertencia al baño prohibido.

Cocodrilo-Borneo-excursión

A mi hijo le hacen gracia los monos narigudos, con sus cómicas caras y narices, y las extrañas especies de aves cruzan de orilla a orilla entre los tupidos árboles. Los monos prosbíceos sólo se pueden admirar en esta parte del mundo ya que su especie es endémica de la Isla de Borneo. Se dice se denominan narigudos por los nativos de la isla en referencia sarcástica a la similitud física con los colonos holandeses que dominaron las islas de Indonesia, en la colonización de siglos atrás.

Monos-prosbíceos-Borneo

monos prosbíceos

Nuestros pensamientos son interrumpidos por Toris que nos indica que la comida está lista para ser servida. Tras nuestro exquisito almuerzo, llegábamos a la primera estación llamada Pondok Tanguy donde con un poco de suerte esperábamos tener nuestro primer contacto con los orangutanes: los más salvajes del parque nacional, y los más difíciles de observar.

La cocinera nos deja la comida en las mesas y se escabulle rápidamente. Se ve que no quieren molestar. Ellos hacen su vida en la planta baja del barco y quieren ser invisibles. No podíamos tener mejor tripulación, los tres encantadores: el capitán Ananc, su hijo Nanda, y la risueña y excelente cocinera Ati: Tengo que decir que la comida fue simplemente espectacular. Hemos estado en resorts de cinco estrellas, y no es ni comparable. La variedad y cantidad no son fáciles de describir. Estaba todo buenísimo: la mejor comida habíamos degustado en todo nuestro periplo por tierras indonesias, sin duda.

Y tras la comida llegó por fin el momento que estábamos esperando: la visita a la primera de las tres plataformas y nuestro primer contacto con estas maravillosas criaturas en la Estación de Pondok Tanguy.

Debo decir que fue un momento increíble: habíamos llegado cuatro barcos para ver el momento: los rangers empezaron a llamar a los orangutanes con unos ruidos guturales que ponían los pelos de punta. Estábamos en silencio, pero no pasaba nada. Esperamos varios minutos, casi suplicantes.

Entonces sucedió: de repente, empezamos a ver agitar las copas de los árboles muy enérgicamente y en la lejanía ellos empezaron a responder a los sonidos y fuimos escuchando cómo se acercaban: los chasquidos de las ramas, el movimiento salvaje de las copas de los árboles, cada vez más cerca y de repente, ahí estaban: primero uno, luego otro, luego una familia al completo…Y por fin el gran macho peludo y desafiante: Kacong, nos dijo Toris que se llamaba. ¡Qué ser más increíble!, con su largo y brillante pelaje rojizo, el jefe de la manada…

orangutanes-de-Borneo-macho-dominante

La primera sensación cuando ves a estos animales es simplemente, única: la adrenalina empieza a dispararse cuando ves que bajan de los árboles y empiezan a caminar a tan sólo unos metros de ti, algunos incluso en posición erguida, con una altura igual que la nuestra, es un momento indescriptible y emocionante, y que no quieres que termine nunca.

No hay barreras de seguridad, pero los rangers están al acecho ante cualquier percance. Es sorprendente lo parecidos que son a nosotros, en sus gestos, en sus movimientos, en sus miradas: ¡qué momento!. Parece mentira que hayamos llegado de tan lejos para observar estas impactantes escenas, tas cotidianas para ellos. Es un momento mágico. Mi hijo impresionado, observa con sus grandes ojos la escena maravillado y sin mover ni un músculo. Los orangutanes respetan al jefe y no bajan de los árboles hasta que él se ha ido. Respetan su turno, primero come él, luego el resto. Los orangutanes cogen las bananas rápidamente, apenas si denotan la presencia humana, y vuelven a subir con gran agilidad por los gruesos troncos a las copas de los árboles, donde entre ellos juegan durante y se comunican durante más de media hora, hasta que finalmente se alejan y desaparecen de nuestro campo de visión.

Selvas-de-Indonesia

Observamos la escena como si de un documental de National Geographic se tratara, sabiendo que no somos sólo espectadores, esta vez formamos parte de la experiencia y del rodaje de nuestra propia película. Estos orangutanes son muy esquivos pero hemos tenido suerte y la oportunidad de ver al jefe y a varias familias interactuando juntas en las copas de los árboles, toda una experiencia que recordaremos siempre.

Orangután-Kalimantan

El orangután de Kalimantan, a diferencia del malayo está más acostumbrado a estar en el suelo. Hace años que sus principales depredadores, los tigres, desaparecieron de las tierras de Kalimantan y esto ha hecho a los primates de esta zona, a diferencia de sus primos los orangutanes malayos, sean más confiados y pasen más tiempo en el suelo de la selva que en los árboles.

Borneo-tour

Aquella tarde transcurrió tranquila, todavía asimilando las bonitas escenas que habíamos tenido la suerte de presenciar. Seguimos remontando el río hasta la siguiente estación, que visitaríamos al día siguiente. Cenamos y seguimos muy relajados, disfrutando del momento y de la paz que transmitía la selva virgen.

En la selva los días son cortos, a las seis de la tarde ya es noche cerrada. Disfrutamos de la tranquilidad y de la observación de animales hasta el momento de la cena. Disfrutamos también del atardecer y la atracción de los macacos de cola larga, de los monos narigudos, del avistamiento de cocodrilos, de un dragón de Komodo, de una serpiente, y de ranas multicolores. Todo un estímulo para nuestros sentidos tan poco acostumbrados a estas bellas escenas de naturaleza virgen.

Mononarigudo-Borneo

Nos prepararon las camas, y las mosquiteras. El barco se queda completamente cerrado con las lonetas. Estábamos parados y amarrados en la orilla del río. El barco se mecía lentamente con la corriente del río. Esa noche había luna llena y se reflejaba en las aguas cristalinas, otra mágica imagen que guardamos en nuestras retinas. La tripulación se fue dormir a la planta de abajo y nosotros nos quedamos dormidos en la cubierta, bajo las estrellas y arrullados por los sonidos de la selva y bajo un manto de estrellas. Estábamos en un lugar remoto, único, y especial.

La estación de Tanjung Harapan

Al día siguiente nos levantamos temprano con los sonidos de la selva que nos devolvieron a esa realidad sobrenatural. La vida en el barco era relajada y muy sencilla. Seguíamos en ese escenario único, disfrutando de momentos irrepetibles, rodeados de zumbidos de insectos y de pájaros tropicales de coloridos picos y brillantes alas que revolotean curiosos por la cubierta. Después de asearnos en el minúsculo baño y tras tomar otro rico desayuno, el barco encendió motores y arrancamos la marcha hacia nuestro viaje hacia la segunda estación llamada Tanjung Harapan para ver como se alimentaban los orangutanes a las nueve de la mañana. Nos sentamos en los bancos de madera de proa y nos dispusimos de nuevo a disfrutar del verde paisaje y de la quietud que nos envolvía.

Borneo-naturaleza

Seguimos río arriba, que cada vez se tornaba más estrecho y más bello. Aquella mañana había una bruma matutina que le daba cierto halo de misterio al paisaje. El río seguía siendo un espejo, transparente como una lámina, con la luz del sol creando bonitos reflejos en el agua. Las orillas cada vez estaban más cercanas entre sí y los árboles formaban casi un túnel, como si las ramas de las orillas opuestas quisieran abrazarse y entrelazarse. Había instantes en los que el barco debía apagar los motores y el capitán apartaba con un largo palo las lianas y las ramas que se cruzaban en nuestro camino.

En uno aquellos momentos no pudimos avanzar más: una rama se había enganchado en una de las hélices y no había forma de seguir hacia adelante. Nanda, el valiente hijo del capitán, se tiró rápidamente al agua y logró desengancharla. Fueron momentos de angustia, sabíamos que había cocodrilos y que el muchacho estaba expuesto a una situación de riesgo. Pero afortunadamente todo salió bien, y seguimos la marcha como si nada hubiera pasado. Seguí observando la naturaleza que nos rodeaba: Me fascinaban aquellos espacios abiertos que no habían sido todavía manipulados por el ser humano y que a veces me hacían sentir como la mismísima Katharine Hepburn en la maravillosa película La Reina de África….

365

 Observar una costa que se desliza ante un barco equivale a pensar en un enigma. Está allí ante uno, sonriente, torva, atractiva, raquítica, insípida o salvaje, muda siempre, con el aire de murmurar: ‘Ven y me descubrirás (… ) Al borde de una selva colosal, de un verde tan oscuro que llegaba casi al negro (….) cuyo brillo se enturbiaba a momentos por una niebla baja. Bajo un sol feroz, la tierra parecía resplandecer y chorrear vapor.  

                                                          (El corazón de las Tinieblas, Joseph Conrad).

No sabía qué día era de la semana y eso me encantaba. Disfrutaba midiendo el tiempo en experiencias y no en horas ni minutos. La visita al campamento Tanjung Harapan también había sido todo un éxito. No es muy común ver tanta vida animal, pero al parecer aquel día estábamos de suerte: Había sido una experiencia muy emotiva también, estuvimos casi dos horas en la visita al campamento que nos regalaron estas bellas fotografías.

fotos-Borneo

orangután-macho-Borneo

A la salida firmamos en el libro de visitas, todos, incluido mi hijo Raúl, que estaba emocionado en dejar su opinión y su firma. Este campamento lo financia un organismo de carácter internacional y las visitas de turistas están muy controladas.

Orangutan-land-Borneo

Cuando subimos de nuevo a la barca, nos tenían preparados un rico almuerzo para chuparse los dedos…y proseguimos nuestra travesía por la Tierra de los Orangutanes.

De repente apareció él…..

Seguimos remontando el río, pero entonces sucedió lo inesperado: a la izquierda del barco empezamos a notar movimiento en las ramas de los árboles y de repente, un joven macho orangután apareció ante nuestros ojos. Fue un momento realmente emocionante: la criatura cada vez se acercaba más al barco y lucía una gran barriga, y una cicatriz escalofriante en su lomo. Toris, muy ágil, se percató de que el macho quería saltar a la cubierta: Había visto los plátanos que habíamos dejado en el frutero y quería saltar al barco a por ellos, estaba muy hambriento. Con un gesto muy rápido guardó los plátanos bajo la mesa, lejos de vista de animal.

En ese momento se acercaron dos barcos más. Habían visto que estábamos parados y vinieron a curiosear. El orangután se quedó parado, paralizado por el miedo, colgado con su brazo de una rama observando la situación. Apenas se movía, pero sus ojos miraban de arriba y abajo, en estado de alerta, pero este orangután nos regalaría el momento más emotivo de todo el viaje tan sólo unos minutos después.

Orangután-salvaje

Cuando los barcos perdieron la curiosidad y se marcharon, este orangután se acercó más, en un exceso de confianza y al final descubrimos el porqué. Rimba, que así se llamaba el animal, había reconocido a Toris, y es que Toris había sido compañero de juegos durante su infancia. Toris no daba crédito. Rimba había sido una cría cautiva de los furtivos, que había sido rescatada y liberada y ahora estaba aprendiendo a sobrevivir en solitario en la selva.

Rimba era un macho joven, adolescente, y su barriga hinchada denotaba, según nos informó Toris, que llevaba sin comer al menos tres días. Nos dijo que era un perdedor y no tenía muchas posibilidades de sobrevivir en la selva. Era un macho de carácter muy dócil, demasiado para sobrevivir en la jungla, y su cicatriz en el lomo indicaba que se había enfrentado por comida o dominio del territorio al actual macho alfa, pero había perdió la batalla y ahora vagaba en solitario por la selva desterrado del grupo y en busca de comida. En la estación seca la comida escaseaba en la selva y un par de días más sin comer le supondrían una muerte segura. Se nos partió el corazón: ha sido la primera vez que he mirado a los ojos directamente a una de estas criaturas a menos de medio metro, y puedo decir que lo que vi fue bondad. Aquel macho nos ganó el corazón para siempre.

La mirada de un Orangután salvaje

Dice la Doctora Galdikas que “mirar a un orangután a los ojos es como sentir la mirada de Dios”. Desconozco lo que es “sentir la mirada de Dios”, lo que sí que puedo decir es que, al observar esa mirada limpia y transparente, sentí que algo se conmovía en mi interior. Cada vez que me acuerdo de ese instante, vuelvo a tener el mismo sentimiento, y algo dentro de mí se sigue estremeciendo.

mirada-orangután

Rimba, la mirada de un orangután salvaje.

Nos despedimos de Rimba apenados. Cuando el animal observó que partíamos su mirada cedió en actitud de tristeza… Nunca más volvimos a verlo…

La Estación de Camp Leakey

Tras la comida nos dirigimos hacia uno de los puntos fuertes del viaje: Camp Leaky, el último campamento que visitaríamos y el de mayor concentración de orangutanes. Entramos ya en la zona del Río Negro cuyas aguas eran un auténtico espejo de la realidad que nos rodeaba. Las aguas estaban limpias y cristalinas.

El Río Negro es denominado así por el color de sus aguas llenas de sedimentos naturales de raíces y plantas. Con un índice de pureza del cien por cien provoca la sensación de estar navegando en el interior de un espejo, un Reflejo del Edén, como apunta la mismísima Doctora Galdikas en uno de sus libros.

selvas-de-Borneo

En nuestro camino nos seguimos cruzando con todo tipo de vida salvaje: gibones, monos narigudos, insectos, mariposas, pájaros exóticos, incluso dragones de Komodo nadando….un auténtico Edén, sin duda.

dragón-de-Komodo-Indonesia

Dragón de Komodo

Cuando por fin llegamos a la estación de Camp Leakey, casi habíamos perdido el sentido del tiempo: La primera visión fue una pequeña colección de casas de madera, hogar de los científicos que lo habitan y unas pasarelas de madera sobre la selva que en época de lluvias facilitan el acceso a los visitantes a las plataformas de alimentación.

Hicimos una caminata por la selva para observar todo tipo de especies animales y plantas hasta llegar al punto donde alimentan a los orangutanes cada día. Hay dos senderos: uno más sencillo y otro un poco más complicado y largo. Nosotros fuimos por el segundo, mucho más interesante.

plantas-carnívoras-excursión-orangutanes-de-Borneo

Planta carnívora

Nos llevó unos 45 minutos de caminata llegar hasta la plataforma de alimentación, pero el paseo fue animado y muy educativo: vimos una gran cantidad de vida salvaje: plantas carnívoras, hormigas gigantes, gusanos peludos e infinitos, escarabajos rinocerontes, y mariposas multicolores. Vimos también especies de árboles tropicales centenarios de raíces casi kilométricas por las que, literalmente, teníamos que escalar. Nuestro guía nos señalaba qué árboles no debíamos tocar, ni siquiera para agarrarnos al paso, ya que eran venenosos al tacto y podrían provocar una enorme urticaria.

tour-orangutanes-Borneo

Escenas del Jurásico en Borneo

TIP VIAJERO: Hay que ir preparados e ir con la vestimenta adecuada, llevar botas o zapatos cerrados (en época de lluvias hay sanguijuelas que devoran a los visitantes menos precavidos): Hay que llevar protección solar, manga larga, y repelente extra-fuerte de mosquitos para evitar la malaria y los insectos tropicales de estas selvas. Conviene ir provistos de abundante agua para prevenir la deshidratación.

Cuando llegamos a la plataforma, ya había bastante gente esperando. Estos orangutanes viven en estado salvaje y no sabemos cuántos o cuándo llegarían, todo dependía del azar, aunque en Camp Leakey siempre hay muchas posibilidades de observar a varios grupos. Para quien quiera profundizar más en este tema, recomendamos ver el documental que grabó la actriz Julia Roberts en este lugar llamado In the wild: Orangutans with Julia Roberts.

El avistamiento en esta plataforma es simplemente increíble: Poco a poco empezaron a llegar orangutanes: varias familias completas que caminaban entre nosotros como si no existiéramos. Se notaba que en este campamento están más acostumbrados a la presencia humana. Nos regalaron fotogramas impactantes. De las cámaras salía humo: Captamos imágenes muy tiernas de familias con bebés y disfrutamos durante dos horas largas de las instantáneas que nos regalaron. Hay varias anécdotas, entre ellas una hembra que decidió hacer sus cositas encima de las cabezas de un grupo de turistas.

Orangutanes-Indonesia-Camp-Leakey

Fueron dos horas impresionantes. No nos queríamos ir nunca. Todavía con la sorpresa en nuestros rostros, salimos de la zona de alimentación (ya se habían marchado todos los turistas) entonces volvió a suceder: una orangutana madre se situó a mitad de nuestro camino con su cría, impidiéndonos el paso. Nuestro guía Toris estuvo jugando con ella. Tut se llamaba la madre, y su bebé Tor. Toris estuvo jugando con ella como si un orangután más del grupo se tratara, hasta que la apartó de nuestro camino y pudimos pasar.

Camp-Leakey-Borneo

Era increíble la cantidad de orangutanes que se habían quedado rezagados por la zona y salían a nuestro paso. Fueron unos momentos increíbles…

Seguimos avanzando y entonces tuvimos un encuentro más: La hembra dominante, la jefa de la manada, de nombre Siswi: ¡Qué ser tan asombroso! Posamos junto a ella, y nos regaló estas bonitas instantáneas.

con-los-orangutanes-de-Borneo-om-viajes-y-relatos

Siswi es como la madraza de todos los orangutanes: operada recientemente y con sus ovarios extirpados, no puede tener más crías, así que ha adoptado el papel de madre protectora de cada uno de ellos. Una bella historia.

Ya de vuelta al barco, disfrutamos de un último avistamiento: un joven orangután de ocho años llamado Mario, que se encontraba donde estaban aparcados los klotoks. Estuvimos observándole hasta que nuestro guía Toris nos dijo que ya era muy tarde y debíamos partir. La doctora Galdikas estaba a punto de llegar y no le gustaría ver barcas a esas horas por el campamento. Nuestras embarcaciones se cruzarían.

tour-de-orangutanes-en-Borneo

Con la emoción en nuestros cuerpos, e imágenes inolvidables en nuestra retina, iniciamos la bajada por el río deshaciendo el camino andando. Había sido un día excepcional que recordaríamos para siempre como una de las experiencias más emotivas y emocionantes que habíamos vivido y que formarían ya para siempre parte de nuestros recuerdos desde aquel momento.

El día terminaba y necesitábamos llegar a Kumai al día siguiente por la mañana, para enlazar con el aeropuerto y coger nuestro vuelo de vuelta a la Isla de Java, pero nos esperaba el momento más mágico de todos para cerrar este increíble día…

Por la noche y después de cenar, tuvimos la oportunidad de observar miles de luciérnagas en los árboles junto al río, creando brillantes imágenes en movimiento, como si de un árbol de navidad iluminado se tratara. La luna seguía llena y reflejaba una bella imagen en el agua.

luciernagas-Borneo

Así pasamos la noche, atracados en ese bonito lugar concluyendo como cierre y broche final nuestra intensa visita a aquellas selvas: Junto al sonido de los búhos, los cálaos, y gibones, y bajo un manto de estrellas en una noche clara, nos fuimos a dormir y dimos por finalizada nuestra visita a las remotas tierras de los orangutanes de Borneo.

Entonces llegó el momento más triste de todos, el momento que nunca quisimos que llegara: el momento de la despedida…. pero Toris nos guardaba todavía una sorpresa, una sorpresa que colmó de felicidad a nuestro hijo: Nuestro guía nos comentó que próximamente nacerían nuevos orangutanes, y si alguno era macho, tendrían que buscar un nombre que comenzara por letra R para poder seguir el rastro cronológico de cada uno de sus descendientes. Para la felicidad de nuestro hijo, Toris propondría el nombre de Raúl a la comunidad de científicos.

Así que probablemente uno de los bebés machos que nazcan próximamente se llamará Raúl…. y ya sabréis el porqué y su historia .

Fue una despedida muy emotiva pero, como le dijimos a Toris, será probablemente un “Hasta Luego” porque en un futuro no muy lejano, y antes de que las Tierras de los Orangutanes desaparezcan por completo, esperamos regresar.

Memorias sobre los orangutanes de Borneo…

De Borneo nos trajimos múltiples recuerdos e infinitas sensaciones: El tiempo transcurría lento acompañado del tranquilo sonido del motor del barco de madera o klotok donde hicimos vida durante tres intensos días en una experiencia auténtica de las que ya apenas existen, remotando el misterioso río serprentante por zonas salvajes donde no hay rastro de presencia humana, ni zonas urbanizadas, ni carreteras. Un lugar donde la selva te invade demostrando su poderío haciéndote sentir insignificante, donde el río es un espejo de la realidad que nos rodeaba, donde el silencio tenía misteriosos sonidos ajenos a nuestros urbanizados oídos.

Cuando pienso en los orangutanes de Borneo mi mente evoca las imágenes de verdes y tupidas selvas, olores a humedad y madera fresca, imágenes de serpientes,  lagartos escurridizos y monos de cómicas narices. Es una experiencia extrasensorial dormir en un barco a la luz de la luna llena y bajo las estrellas, ver a las luciérnagas revolotear y brillar en los árboles en la oscuridad, para luego despertarte lentamente al ritmo de los sonidos de la selva y observar a los magníficos orangutanes y su mirada casi humana.

Naturaleza-Indonesia

No podré olvidar cómo las ramas se sacudían bruscamente  anunciando por sorpresa a sus habitantes, ni y a los ágiles y raudos gibones saltar de árbol en árbol, ni cómo las plantas carnívoras lucían pacientes con sus mejores colores a la espera paciente del insecto despistado, ni a las hormigas gigantes con colmillos que parecían garras, ni los árboles milenarios de raíces infinitas. Tampoco podré olvidar nunca aquellos cocodrilos siempre huidizos, las arañas gigantes siempre acechantes, las mariposas multicolores, los bellos pájaros tropicales, los búhos que llamaban a su pareja en cortejo, y siempre encontraban respuesta… .

Nunca podré olvidar la mirada inocente y casi humana de un joven y tímido orangután, ni la alegría de aquellas felices familias de orangutanes con sus frágiles crías, ni la fiereza y poderío de aquél macho dominante y su imponente porte pero, sobre todo, y especialmente, nunca podré olvidar la sonrisa de felicidad y el estado de emoción y sorpresa constante de mi hijo ante todo aquel espectáculo de perfección de la naturaleza. Todas esas experiencias tan extrañas y emocionantes nos sacudieron los sentidos: Un trocito de Borneo se quedó para siempre en nuestros corazones.

Borneo-tour-orangutanes-Indonesia

No se me ocurre otra forma de terminar este relato de las mágicas selvas de Borneo que con una cita de la propia Dra Galdikas:

“Mientras estoy sentada, con la espalda apoyada contra un tronco de árbol cubierto de musgo húmedo, mis ojos barriendo la cubierta anterior, mis oídos esforzándose por captar el chasquido de una rama lejana que traiciona un movimiento orangután en las copas de los árboles, pienso en la forma en que los seres humanos buscan a Dios. La selva tropical es lo más complejo un ser humano ordinario puede experimentar en este planeta. Un paseo en la selva tropical es un paseo en la mente de Dios”. 

(Birute Galdikas)

Borneo-tour-Orangutanes-Indonesia

DATOS PRÁCTICOS SOBRE LOS ORANGUTANES DE BORNEO

CÓMO LLEGAR: Como ocurre en cualquier región remota, se requieren muchas horas de trayecto. Se puede volar desde Yakarta, capital de Indonesia, desde Semarang, y desde Surabaya, pero sólo hay dos compañías que operan estos vuelos: Trigana Air (avionetas que no aceptan equipajes de más de 10 kg), y Kalstar  Aviation (dependiendo del aeropuerto de salida del vuelo se aceptan hasta 20 kg de equipaje por persona). Los precios oscilan entre 50 y 70 euros por trayecto y persona, dependiendo de la temporada. En el siguiente buscador puedes acceder a las tarifas aéreas actualizadas y a su reserva:

DATOS PRÁCTICOS: Desde Java sólo podrás volar a Kalimantan a la ciudad de Pangkalan bun (puerta de entrada a Borneo en Indonesia) desde Yakarta, Semarang y Surabaya, y no todos los días (hay también vuelos ocasionales desde la localidad de Solo). Los vuelos además se agotan pronto, sobre todo en temporada alta (nuestro verano) que es la época seca y la mejor temporada para ver a los orangutanes en libertad; en consecuencia, conviene reservarlos y planificar la ruta con antelación. No hay descuentos para niños. El vuelo tiene una duración aproximada de poco más de dos horas. El coste de vuelo no varía aunque lo saques con anticipación. Conviene volar a primera hora para cuadrar la ruta con las embarcaciones que remontan el río y que se encuentran en el puerto de Kumai, a unos 30 minutos del aeropuerto y puerta de entrada al Parque Nacional para así poder visitar las tres zonas protegidas del Parque Nacional en una cómoda ruta de tres días en barcaza por el río. Dentro del parque no hay carreteras por lo que estas embarcaciones de madera, llamadas klotok, son la única forma de adentrarse en las espesas junglas. Conviene asesorarse bien en los foros de viajeros con qué compañía realizar el tour. No todas las barcas cumplen las condiciones higiénicas mínimas y hay mucho “guía falso” subcontratado por empresas locales que sólo buscan el beneficio económico en pocos días.

Borneo tour orangutanes en Indonesia

PRECAUCIONES: Viajar a la selvas para avistar a los orangutanes de Borneo es una aventura inolvidable, pero puede convertirse en una pesadilla si no se toman las precauciones mínimas. Viajar con niños es posible y muy recomendable, pero en Borneo hay riesgo alto de malaria y dengue, enfermedades transmitidas por mosquitos de las que no existe vacuna pero fácilmente combatibles con  profilaxis antimalaria o con un buen repelente apto para zonas tropicales, normalmente cada hora, y especialmente al amanecer y al atardecer. Conviene ir cubierto con ropas de algodón transpirables y de colores claros, no usar perfume y cubrirse brazos y piernas. Acude a tu centro de vacunación e infórmate al respecto. Nosotros sí nos vacunamos del Tifus y de la Hepatitis A. También hay que protegerse bien del sol para evitar insolaciones, beber mucha agua para ir constantemente hidratados, y no beber agua que no sea embotellada. Lo más importante en estos casos es la prevención, que es al final la mejor medicina: un buen jabón desinfectante y antiséptico para usar en seco a cualquier hora, evitará cualquier posible infección por bacterias.

CÓMO MOVERSE: Al llegar al aeropuerto de Pangkalan Bun, hay que coger taxi para llegar hasta el pequeño embarcadero de Kumai desde donde salen las embarcaciones para acceder al parque nacional de Tanjung Puting. El trayecto es de unos 20-30 minutos. Dentro del parque no hay carreteras así que hay que contratar un barco de madera, llamado klotok,  la única forma de adentrarse en la selva para llegar al parque nacional. Los precios negociados incluyen la recogida y transfers desde el aeropuerto,  la  tripulación al completo (el guía, la cocinera y el capitán), las entradas al parque, los permisos de la policía,  y todas las comidas. El tiempo recomendable para este eco-safari es de 3 a 4 días, dependiendo de las conexiones con los vuelos. Si los horarios de los vuelos son buenos, 3 días son suficientes. Si quieres abaratar costes, comparte embarcación con otros viajeros.

CUÁNDO IR: En Borneo el clima es tropical, con dos estaciones muy marcadas: la seca, de abril a septiembre; y la lluviosa, de octubre a marzo. La temporada alta es desde junio hasta septiembre, cuando llueve menos y las temperaturas son más agradables.

NO VIAJES SIN SEGURO: Pinchando en el anuncio dispones de todos los detalles para  contratar tu seguro médico en tu viaje a Borneo.

seguros-de-viaje-oferta

MAS INFORMACIÓN:

www.orangutan.org/rainforest/tanjung-puting-national-park

Información detallada sobre el parque, proyectos de conservación y programas de voluntariado.

BIBLIOGRAFÍA SOBRE LOS ORANGUTANES DE BORNEO:

 

    • Biruté Galdikas. 2013 Reflejos del Edén. Mis años con los orangutanes de Borneo. Pepitas de Calabaza, Logroño, 2013.
    • Galdikas, Birute Mary. 1999. Orangutan Odyssey. Harry N. Abrams.
    • Gallardo, Evellyn. 1993. Among the Orangutans: The Birute Galdikas Story. Chronicle Books.
 

Born to Be Wild (2011) Grabado en IMAX: es un excelente documental en varios capítulos que cubre el día a día de la Doctora Galdikas y su trabajo con los orangutanes en la selvas de Borneo.

“In the Wild: Orangutans with Julia Roberts”, (1992) serie de cinco capítulos donde la actriz relata en primera persona sus experiencias con los Orangutanes de Indonesia en las selvas de Borneo.

Born to be wild. Born to be free.

Nota: Todas las fotografías de naturaleza que ilustran este relato, fueron tomadas por nosotros en nuestra travesía inolvidable de tres días en las selvas de Borneo. Esperamos que hayáis disfrutado del relato, y os animamos a vivir esta bella aventura antes de que, tristemente, ésta ya no sea posible…

om-viajes-y-relatos-Borneo-Indonesia

[sbscrbr_form]