MARCO POLO Y EL ORIGEN DE LA RUTA DE LAS ESPECIAS

OM VIAJES Y RELATOS

“No sigas el sendero marcado, viaja por lugares no transitados y traza tu propio camino”

Ralph W. Emerson

MARCO POLO Y EL ORIGEN DE LA RUTA DE LAS ESPECIAS

Marco Polo fue el primer gran viajero europeo en contar con detalle la magia del continente asiático. Su libro de viajes El libro de las maravillas del mundo es un libro de relatos viajeros y aventuras lleno de descripciones de las riquezas asiáticas que tanto atraían a los mercaderes y comerciantes de la época.

En aquellos días, al igual que en la actualidad, la lectura de los relatos de los viajeros causaban la fascinación hacia lo exótico como una liberación de la rutina cotidiana: el comercio de la seda y las telas exquisitas, el oro y las exóticas especias, las perlas y piedras preciosas…y es que el centro del continente asiático fue cruzado por rutas comerciales muy importantes durante la Edad Media.

islas-especias-Marco-Polo

Imagen cortesía: “ABC.com”

especias-Ruta-de-las-especias-Marco-Polo

Imagen crédito: “humannhealth.com”

Una de esas rutas es la llamada Ruta de las Especias. El origen de esta ruta tuvo lugar en la anterior Ruta de la Seda que abrió el propio Marco Polo a través de Asia central para llegar a China y al Imperio de los Mogoles y que nos detalla en sus relatos viajeros. En el siglo XV la Ruta de las Especias se había convertido en un camino compartido por mercaderes de diversos países.

Los mercaderes chinos se dirigían hacia las isla de las especias de Indonesia y desde allí llevaban sus cargamentos de especias hacia las costas del Sur de India (la actual Kerala) y Sri Lanka, donde comerciaban con los mercaderes árabes.

Kerala, India

Paisaje de Kerala, en el Sur de la India

En Europa, el comercio de productos provenientes de las “Islas de las Especias” (Islas Molucas, Java, Sumatra y parte de Malasia) estaba monopolizado por los mercaderes árabes que estaban aliados con los venecianos. Pero los portugueses gracias a sus avances en navegación, fueron los primeros en explorar nuevas rutas para el comercio de las especias, convirtiéndose en los primeros europeos en arribar al sudeste asiático, en concreto a Indonesia, con la ambición de dominar el comercio de las valiosas especias. Lo hicieron a través de la conquista, o por medio de alianzas, con el sultanato de Java y Malaca: Lisboa pasó a ser la capital de las especias.

En aquella época Portugal estaba aliado a la Corona Española que, a su vez, se encontraba en encarnizada guerra con el imperio Holandés desde 1580. Los portugueses cometieron un error fundamental al contratar a los holandeses como mercaderes en Europa, pidiéndoles navegar a las Islas de las Especias para recoger clavo, nuez moscada y canela, pero después de un siglo de completo dominio los portugueses fueron derrocados por los holandeses quienes después tuvieron una cruenta guerra con Inglaterra que duró 20 años y terminó cuando Gran Bretaña se apoderó de la India y de Ceilán, y los holandeses de Java y Sumatra. Robaron el secreto de la ruta a los comerciantes portugueses, y la hicieron suya fundando La Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales que pasó a dominar el comercio de las especias en esta zona del mundo durante dos siglos.

indias-orientales-ruta-seda-y-especias

Crédito imagen: “asiawelcome.com”.

Así se originó la Ruta de las Especias, en las llamadas las Indias Orientales, donde se recolectaban las especias más exóticas que se llevaban hasta la India, país en el que los mercaderes árabes iniciaban la ruta naval hacia occidente. Estos productos se consideraban preciosos y se compraban con oro por los Príncipes del Renacimiento que gastaban grandes fortunas por hacerlos llegar a sus mesas: estos manjares eran el clavo, la canela, la nuez moscada, y la pimienta, que preservaban los alimentos, les daba un gran sabor, y con los que incluso podían hacerse mágicas pociones medicinales. A la isla de Java habían llegado los mercaderes y comerciantes más intrépidos buscando una de sus especias más exóticas: el clavo.

El clavo procedente de la isla de Java se utilizaba con fines medicinales para posteriormente usarse en la cocina con la finalidad de preservar carnes y pescados. En la isla de Java se plantaba una especia de clavo para celebrar el nacimiento de cada niño: Si el árbol florecía, era un buen presagio para el recién nacido, a quien se ponía un collar de clavos como protección contra los malos espíritus y las enfermedades.

Las especias han sido parte de la vida humana a lo largo de su historia y hoy en día siguen siendo ampliamente utilizadas por sus propiedades  conservantes, aromatizantes, potenciadoras del sabor e, incluso, por sus conocidas propiedades terapéuticas.

Puedes conocer más de sobre este tema, en el relato de la Ruta de Kerala, en el Sur de la India. Pincha la fotografía para leer el relato.

ruta-por-Kerala-en-India