templos-de-chiang-Mai-what-pha-lat

EL BELLO TEMPLO ESCONDIDO EN LAS SELVAS DE CHIANG MAI: WAT PHA LAT

cita.kundera

Templos de Chiang Mai: A medio camino del Templo de la Montaña Doi Suthep, y escondido en las selvas al oeste de Chiang Mai, al norte de Tailandia, se encuentra un lugar de cuento y fantasía: el bello templo de What Pha Lat.

Escondido entre la abundante vegetación tropical, y rodeado de cascadas, este remanso de paz de paisaje casi irreal,  es una pequeña joya que se puede visitar en absoluta soledad.

Templos de Chiang Mai: Wat Pha lat

Desconocido por los turistas que concentran sus energías en el templo dorado que corona la montaña de Doi Suthep, el templo budista Wat Pha Lat, construido en 1935, que significa “monasterio en la roca inclinada”, fue un antiguo hospedaje de los peregrinos que se dirigían al ya nombrado templo Doi Suthep, ya fuese para un digno descanso o para hacer noche descansando entre verdes paisajes del parque nacional, rodeado de cascadas, y a escasos metros del río.

Templos-chiang-Mai-wat-pha-lat

Templos-de-Tailandia-wat-pha-lat

Custodiado por dos feroces guerreros guardianes de piedra, a imagen y semejanza de los que custodian los templos hindúes y balineses, se accede a través de ellos al bello templo situado en un lugar selvático, salpicado de estatuas olvidadas por los años que, entre cascadas y cuevas, dan paso a un pequeño oasis budista, de pequeños templos y cabañas olvidadas por el tiempo, que a su vez son vigiladas por dos esfinges budistas mitológicas, llamadas Nora Nair, de cabezas humanas, pechos de mujer y cuerpos y patas de leona. Consagradas a Buda y emblemas del valor y la energía, estas esfinges sagradas son siervas de la sabiduría y protectoras de los malos espíritus.

Dos bellísimas escaleras ascendentes de mármol blanco en forma de imponentes Nagas, te dan la bienvenida al acceso del templo y de la cueva. Las Nagas o serpientes mitológicas son unos seres fascinantes que provienen de la mitología hindú. Generalmente mujeres sabias y pacientes, estos seres semi-divinos poseen cabezas humanas y cuerpos de serpiente o dragón.

En la tradición budista, las Nagas son consideradas espíritus de la naturaleza, guardianas de grandes tesoros y protectoras de los manantiales y ríos en los que habitan. Pero hay que estar muy prevenidos, pues de forma muy inteligente y a través de su magia fantástica, preparan complicadas trampas a los intrusos que no son bien recibidos, atacándolos con hechizos y rematándolos con venenosas y mortales mordeduras.

budismo-simbolismo-templo-chiang-mai-wat-pha-lat

Mientras mi hijo disfrutaba de esas grandes leyendas, nos dispusimos a adentrarnos en los confines del templo, y tuvimos suerte, pues fuimos bienvenidos y ningún hechizo mágico cayó sobre nosotros. Parece que las Nagas nos autorizaron el paso y siguieron inmóviles, pétreas, dándonos permiso para explorar sus misteriosos dominios.

Una vez que finalizamos la subida por las escaleras de dragón, la quietud y la tranquilidad del lugar nos invadieron, tan sólo alterados por el sonido refrescante de pequeñas cascadas que fluían en pequeños saltos de agua que daban al lugar una atmósfera muy relajante.

Pequeñas estatuas de elefantes representando a Ghanesa (el dios hindú de la buena suerte y de la inteligencia) cubiertas de musgo por el paso del tiempo y la humedad, salpicaban el impresionante recinto rodeado de cientos de matices verdes que conformaban un exuberante follaje de flores tropicales y árboles centenarios, quizás milenarios, custodiados por la gigante estatua de Buda,  aquí representado en la deidad hindú de Brahma (dios de la Creación), dueño y señor de este antiguo templo, con sus cuatro caras, conocido en la mitología budista como Phra Phom, el Buda de las Cuatro Caras.   

buda-de-las-cuatro-caras-templo-wat-pha-lat

Cuenta la bella leyenda que Brahma nació con una cabeza, pero cuando vio la luz, su esposa Sarasvati era tan hermosa que él se hizo crecer cuatro caras más a fin de verla por los cuatro costados. El quinto rostro ardió con el fuego del tercer ojo de Shiva “el destructor” a raíz de que le había hablado irrespetuosamente, y es que para los hindúes el fuego es el final, es la fuerza poderosa que lo destruye todo, para iniciar un nuevo comienzo.

Permanecimos unos minutos admirando a la bella cabeza de Phra Phom, el Brahma budista, una estatua olvidada por el paso del tiempo que parecía observar con todas sus caras cada uno de nuestros pasos  y seguía nuestro camino con la mirada.

Templos-desconocidos-Tailandia

Es un sitio encantador para pasear tranquilamente serpenteando los distintos senderos que surgen entre arroyos y manantiales y para observar a los monjes budistas con sus brillantes túnicas naranja que dan colorido al lugar. En las inmediaciones del templo todavía viven algunos mojes en retiro que meditan, habitan, duermen en sencillas cabañas y realizan ofrendas de frutas, flores, e incienso a las estatuas de buda, situadas en una bonita cueva de hace al mismo tiempo de altar.

La cueva está rodeada de árboles sagrados, ataviados con brillantes pañuelos de seda multicolores que portan bonitas frases de sabiduría que dan lugar a la reflexión y a pensamientos más profundos.

ruta-por-los-templos-de-chiang-mai-wat-pha-lat

“Aquél que nunca ha cometido un error, nunca ha hecho un descubrimiento”…

templos-Chiang-Mai-doi-suthep-y-wat-pha-lat

En definitiva, Wat Pha Lat es un lugar perfecto para disfrutar de unos minutos de tranquilidad, relajarse a descansar junto al agua, pasear tranquilamente, disfrutar de las vistas impresionantes y hacer buenas fotografías: Un lugar especial donde la naturaleza y el arte se unen logrando una mágica harmonía.

Estatuas-Wat-Pha-Lat

Tip Viajero. Cómo llegar: De acceso gratuito, se puede llegar caminando, en una bonita caminata de una hora que comienza en la cima de Suthep Road, cerca del Templo de Doi Suthep (véase enlace) tomando una pista forestal que se encuentra justo después de la Universidad de Chiang Mai, en el cruce de carreteras que hay en la entrada trasera del zoo de Chiang Mai, a la izquierda.

Los árboles sagrados envueltos en túnicas, las pequeñas tallas sonrientes de los budas felices situados encima de las rocas, y las espirituales frases de sabiduría, te guiarán y acompañarán en el pintoresco peregrinaje hasta llegar al templo sagrado…

“Muchos conocen el Camino, pero pocos lo siguen”…..

(Buda)

Templos de Chiang Mai

Quizás también te interese: Pincha en la fotografía para ver el artículo.

Fotografías-viaje-a-Tailandia

 

[sbscrbr_form]